374. A distancia…

Un extremeño decidió pasar sus vacaciones de verano en Galicia. Se puso de acuerdo con un amigo suyo de esta región para reservar un apartamento. Los dos amigos se pusieron de acuerdo sin necesidad de ningún medio de comunicación electrónico, sin escribirse… sólo hablando. ¿Cómo es posible?

2 comentarios sobre “374. A distancia…”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.