224. Asesinato en la redacción

Disculpas generales por mis continuados retrasos. Mantener al día este blog no es facil y me supone muchas horas. En general, dedico algún rato a programar varias entradas por si algún día no puedo escribir, pero últimamente me falta tiempo para muchas cosas y, entre ellas, seguir escribiendo con regularidad.

Me gustaría poder seguir escribiendo a buen ritmo y sin retrasos, pero por ahora me es dificil asegurar algo. En cuanto a los comentarios sobre vuestras respuestas, tampoco tengo mucho tiempo de mirármelo cada día y poder responder o comentar vuestras soluciones, aunque a veces, cuando me pongo, hago borrón y cuenta nueva con las que hay pendientes.

Espero poder seguir al día y ofreciendoos este pequeño espacio de entretenimiento. ¡Muchas gracias por la paciencia y los ánimos!

Cuando Acérrimo Terco, el director de la prestigiosa revista Tecnociencia, volvió de comer, se encontró con el detective Guardarropa. “Se ha encontrado estrangulada en el aparcamiento a la Srta. Piñata, su redactora-jefe. Le han robado el bolso y todo lo que llevaba de valor”, dijo Acérrimo. En ese momento, el detective vio un mensaje que Andresita había dejado en el ordenador de Terco: “Acerrimo, perdona el retraso. Ya se qe la reunion es a las tres, pero e tenido que ir un momento al coche a buscar una cosa. Piñata”. Después de leer la nota, Guardarropa dijo: “Aquí hay algo que no me gusta”. ¿Qué le ha parecido extraño al detective?

222. Los viajes de Acérrimo

Acérrimo Terco explicó que, durante su último safari en África, para dar caza a un león muy feroz, tropezó con tan mala fortuna que se rompió un pie. En lugar de abandonar, continuó hasta conseguir matar a su presa. Contó después que, mientras estaba en el Polo Norte, en pleno invierno, cogió un resfriado terrible, pero que siguió persiguiendo a un oso polar hasta darle caza. Terminó de describir sus hazañas, explicando cómo, mientras recorría la costa de Florida en un pequeño bote, mató a un tiburón, a pesar de que se había lastimado un brazo. Aunque todas las historias de Acérrimo son difíciles de creer, ¿en qué punto se sabe que miente?

221. El asunto Don Tanto

“Salté la valla y caí en el jardín de Don Tanto”, explicaba Staff Ador. “Advertí unas luces en el último piso y vi a Porciento en el suelo, atado de pies y manos. Inmediatamente, apareció un hombre con barba y gafas de sol. Al ver que era el asesino que están buscando, me olvidé por completo de robar y me preocupé de ayudar al señor. Así que subí rápidamente los cuatro pisos, pero, por desgracia, llegué demasiado tarde; el asesinato ya se había cometido y el criminal había huído. Como no podía hacer nada por el pobre muerto, salí de la casa y ustedes me detuvieron”. El detective Guardarropa le contestó: “Nadie va a creerse tu historia”. ¿Cuál es el error?

219. Recogiendo setas

Un día, Ridí Culo y Rudy Mentario volvían de coger setas. Ridí había cogido cinco sacos y Rudy, tres. Cuando llegaron al hostal, el encargado les propuso cambiar 1/3 de las setas por unos cuantos panes. Entonces pusieron las setas en cestas y cada uno se quedó ocho. A cambio de sus ocho cestas, el hostalero les dio 8 panes. El problema comenzó cuando Culo y Mentario quisieron repartirse los panes. Ridí quería más panes que su compañero, puesto que había cogido cinco sacos de setas y Rudy sólo tres. Pero cada uno tenía ocho cestas. ¿Cómo deberían repartirse los panes?

218. Pescadores y espías

Ante todo, disculparme por estos dos últimos días sin actualizaciones. Cuelgo los acertijos correspondientes a los dos días de retraso. Espero no volver a retrasarme, gracias por vuestra comprensión 🙂

Durante la Segunda Guerra Mundial, varios marineros ingleses espiaban los movimientos de la flota alemana, simulando ser pescadores de langosta. Cada uno de ellos tenía varios de estos animales, fabricados con plástico de color rojo. Estaban muy bien imitados y tenían todos los detalles imaginables. Por la noche, los espías las ponían en las redes y las tiraban al mar, y de día, mientras recogían las redes, podían observar los barcos enemigos. Los pescadores que faenaban habitualmente en aquella zona supieron enseguida que se trataba de falsos hombres de mar. ¿Cómo se dieron cuenta?

216. Como correr

Andresita Piñata estaba comiendo bombones sentada en el sofá y mirando un culebrón en la tele. En una de las escenas, vio a varias chicas en la playa, se miró a si misma y decidió que debía ponerse en forma sin perder ni un minuto. Así que mandó a su marido a la librería más próxima para que le trajera un método que le enseñara cómo conseguirlo. Cuando éste encontró uno con el título “como-correr” en el lomo, lo sacó del estante, lo pagó y se lo llevó a su mujer. Pero cuando ésta lo abrió, se dio cuenta de que su contenido no tenía nada que ver con sus propósitos. ¿De qué libro se trataba?

214. El testamento de la abuela

Después de estar en coma durante dos semanas, Rita Rica murió el 20 de mayo. Ridí Cula intentaba tranquilizar a su nieto: “Escucha Ridí, la abuela estaba muy mal; ya sabías que iba a morir”. “Ya estoy mejor”, dijo Ridí, “pero no sé si me recuperaré de la sorpresa que he tenido al conocer el testamento. La abuela me enseñó el testamento que había hecho hace cuatro años; yo iba a heredar el 90% de sus bienes”. Cula examinó la fotocopia del nuevo testamento. Estaba fechado el 10 de mayo y decía que Rudy Mentario, su primo, era el único heredero. Lo habían firmado Rita Rica y dos testigos. “Es falso”, dijo Ridí Cula. ¿Cómo lo supo?

213. Los pretendientes de la Princesa

Dos de los jinetes más rápidos del reino querían casarse con la Princesa, pero al Rey no le gustaba ninguno de los dos pretendientes. Sin embargo, como quería parecer honrado y justo ante sus súbditos, decretó que su hija se casaría con el vencedor de una carrera de caballos. El afortunado sería aquél cuyo caballo llegase en segundo lugar. El Rey estaba seguro de que la carrera nunca se celebraría, puesto que ninguno de los dos jinetes querría ganar en estas condiciones. Pero la Princesa hizo una sugerencia que aseguraba una competición limpia y también su boda. ¿Qué propuso?

211. Leer los colores

De acuerdo que esto no es exactamente un acertijo, pero seguro que os parece interesante.

Trata de decir el color en que están escritas cada una de las siguientes palabras, y a ver qué sale…

AMARILLO   VERDE   ROJO

 AZUL   NEGRO   MARRÓN   NARANJA

VERDE   ROJO   AMARILLO   ROSA

NEGRO   NARANJA   AZUL   AMARILLO

MARRÓN   ROSA   VERDE