373. Para ir a la escuela…

Andresita Piñata le explicó, cuando aún era pequeña, a su padre que, sintiéndolo mucho, no podría continuar yendo a la escuela. Le dijo que había hecho unos cálculos y que se había dado cuenta de que no tenía tiempo para asistir a clase. Le explicó: “Duermo 8 horas al día y eso supone 2.920 horas, o 122 días al año. Los sábados y los domingos suman 104 días más. Si dedico 3 horas al día a las comidas, son 45 días suplementarios. Las vacaciones de verano suman 60 días y, si me concedo dos horas al día para ver la tele y otros caprichos, eso supone 30 días. En total son 361, y esto sin incluir Navidad, Semana Santa y otros días de fiesta.” ¿Cuál es el error en las cuentas de Andresita?

369. Hacia el norte… hacia el sur…

Como todo el mundo sabe, el profesor Listillo vive en Londres. Una mañana, tenía que dar una clase en Cambridge, ciudad situada al norte de dicha capital. A primera hora, se dirigió hacia allí con su automóvil. Cuando terminó, Listillo condujo en el mismo sentido que había tomado por la mañana y llegó a su casa, en Londres, antes del anochecer. ¿Cómo es posible?

Ayuda: No condujo marcha atrás…

363. El caballo y la cuerda

Con mis ya habituales retrasos en la publicación de acertijos (a ver si no voy a tener que redefinir la política de publicación…) os dejo con uno sencillito para celebrar el año y pico que llevamos juntos aquí. (Qué rápido pasa el tiempo)…

Un caballo está atado a una correa de cinco metros de longitud delante de la puerta de un “saloon” del Far West. A deis metros del caballo hay una apetitosa bala de paja. Sin romper la cuerda, el caballo puede ir a comer cada vez que tiene hambre. ¿Cómo lo hace?