Archivo de la etiqueta: Tanto Porciento

269. Relojes descoordinados

Don Tanto Porciento y su esposa fueron de compras, pero, como se hacía tarde y todavía quedaba mucho por hacer, se separaron para ir más desprisa. Quedaron en que se encontrarían en el banco a las tres en punto. Don Tanto se había olvidado su reloj y preguntó a una señora; aunque su reloj iba 5 minutos adelantado, la señora pensaba que iba 10 minutos atrasado. La señora Porciento tampoco llevaba reloj, así que preguntó en una tienda qué hora era. Allí el reloj iba 10 minutos atrasado, pero creían que iba un cuarto de hora adelantado. Teniendo en cuenta los errores de los relojes, ¿a qué hora se encontraron Don Tanto y su esposa en el banco?

221. El asunto Don Tanto

“Salté la valla y caí en el jardín de Don Tanto”, explicaba Staff Ador. “Advertí unas luces en el último piso y vi a Porciento en el suelo, atado de pies y manos. Inmediatamente, apareció un hombre con barba y gafas de sol. Al ver que era el asesino que están buscando, me olvidé por completo de robar y me preocupé de ayudar al señor. Así que subí rápidamente los cuatro pisos, pero, por desgracia, llegué demasiado tarde; el asesinato ya se había cometido y el criminal había huído. Como no podía hacer nada por el pobre muerto, salí de la casa y ustedes me detuvieron”. El detective Guardarropa le contestó: “Nadie va a creerse tu historia”. ¿Cuál es el error?

157. La herencia de Don Tanto

Don Tanto Porciento yacía en su lecho de muerte, en el mismo instante en que su esposa iba a dar a luz. El notario estaba junto a la cama cuando Porciento leyó su última voluntad: “Dejo 2/3 de mi fortuna a mi hijo, en caso de que sea varón; y el otro 1/3 a mi esposa. Pero si es niña, 2/3 deben ser para mi esposa y el resto para mi hija.” Inmediatamente, Don Tanto murió y dejó al notario en un aprieto: la señora de Porciento había tenido gemelos, un niño y una niña. ¿Cómo hará para repartir la fortuna de Tanto Porciento de la forma más fiel posible a su voluntad?

62. El baño hermético

Don Tanto Porciento subió a su cuarto de baño privado en la planta superior de su mansión. El habitáculo no tenía ventanas, y las paredes eran de hormigón armado. Cuando Don Tanto cerró la puerta oyó como caía, por fuera, el cerrojo. Estaba encerrado. Porciento decidió pensar en cómo salir de allí mientras tomaba un buen baño caliente, así que empezó a llenar la bañera. Cuando la bañera estuvo llena quiso cerrar el grifo, pero no pudo, estaban bloqueados. El agua siguió saliendo. ¿Cómo hizo Don Tanto Porciento para no ahogarse?

59. Los hijos de don Tanto

Don Tanto Porciento desposó de nuevo después de quedar viudo. Su nueva esposa también tenía descendencia. Varios años más tarde, a causa de una disputa entre los pequeños, la Sra. Porciento le dijo a su marido: “Tus hijos y los mios se están peleando con nuestro hijos”. Cada uno de ellos había tenido 9 de los 12 niños que formaban la familia. ¿Cuántos niños nacieron del matrimonio entre el Sr. y la Sra. Porciento?

46. El billete falso

Don Tanto Porciento, director de una compañía financiera, se encontró un billete de 200 euros en la calle. Como de costumbre, anotó el número de serie antes de dárselo a su mujer. Ésta pagó con él sus compras en el supermercado. El director del supermercado se lo dio al carnicero para liquidar una factura pendiente. El carnicero se fue a ver al ganadero y, con ese bilete, compró un carnero. Y el ganadero pagó con el mismo billete su deuda con la compañía financiera. El señor Tanto Porciento, al examinar otra vez el famoso billete, se dio cuenta de que era falso. ¿Qué transacciones hechas con ese billete eran válidas y cuáles no?