113. Las gafas oscuras

Viajo mucho por el mundo, comprando importantes obras de arte, piedras preciosas y otras antigüedades valiosas. Cuando adquiero una pieza y debo negociar el precio siempre llevo unas ganas de sol muy oscuras, aunque sea la negociación sea en una habitación con poca luz. ¿Por qué?

2 comentarios sobre “113. Las gafas oscuras”

  1. Que no sirva de precedente, pero voy a contestar 😉

    Cuando a alguien le interesa mucho algo, se le dilatan las pupilas, de manera que el vendedor puede observar que le interesa el artículo en cuestión y de esta manera podría sacar más dinero… Así que llevando las gafas de sol, disimularía el interés en el artículo y podría conseguirlo a un buen precio.

    Besitos

  2. Que no sirva de precedente, pero voy a contestar
    Cuando a alguien le interesa mucho algo, se le dilatan las pupilas, de manera que el vendedor puede observar que le interesa el artículo en cuestión y de esta manera podría sacar más dinero… Así que llevando las gafas de sol, disimularía el interés en el artículo y podría conseguirlo a un buen precio.
    Besitos

    ¡Olé! muy buena respuesta

    Y a ver si te pasas más a menudo 😉 que te ha llevado 113 días contestar 🙂

    ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.