302. El perro del sospechoso

El detective Guardarropa aparcó su coche bajo un árbol, se apeó y se escondió detrás del tronco para espiar la casa del sospechoso. De pronto, un perro con aspecto muy feroz salió de una casa y se le acercó amenazadoramente. Como parecía que en la casa no había nadie y el perro se ponía cada vez más nervioso, el detective decidió volver al coche e irse a la ciudad. Sin embargo, le surgió un pequeño problema: el perro, tirando de su cadena, le seguía de cerca y le impedía acercarse al coche. ¿Cómo pudo Guardarropa entrar en el vehículo sin que el perro le alcanzase?

5 comentarios sobre “302. El perro del sospechoso”

  1. no entiendo bien, pero creo que si aparco el coche bajo un arbol, debe haber un espacio entre el tronco y la puerta del coche, en este espacio es donde se escondio, y es por esto que el tronco serviria de obstaculo para que el perro no le atacara.

  2. Bueno si el perro lo seguía de cerca arrastrando la cadena, y asumiendo que la cadena está atada por ambos extremos (uno al perro y otro a cualquier cosa que evite que el perro se escape), supongo que el detective empezó a darle vueltas al arbol con el perrito siguiendolo, en algún momento se le acabaría la cadena que se estuvo enredando en el tronco sin darse cuenta, así que en lo que estuvo todo enredado pués el detective pudo llegar tranquilamente a su coche antes de que el perro tuviera tiempo de desatarse jejeje es lo único que se me ocurre … 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.