334. La caída de dos metros

Al profesor Listillo le gustaba plantear retos a sus alumnos: un día salió con sus pupilos a la calle y sobre el pavimento de hormigón preguntó quién sería capaz de dejar caer dos metros un huevo crudo que tenía en su mano sin que se rompiera el cascarón. Nadie lo consiguió, pero para sorpresa de todos, él demostró a los presentes que era posible. ¿Cómo lo hizo?

5 comentarios sobre “334. La caída de dos metros”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.