Archivo de la etiqueta: Mentiro Sillo

341. La llamada de rescate

Mentiro Sillo colgó el auricular y salió de la cabina. En ese momento, el detective Guardarropa llegó en automóvil y le interceptó el paso; salió del vehículo y le preguntó a quién acababa de llamar. Mentiro le dijo que a nadie: “iba a hacerlo, pero me di cuenta de que no tenía monedas y, cuando he salido para ir a buscarlas, ha llegado usted”. Guardarropa lo miró y dijo: “Acabamos de recibir una llamada de rescate desde esta cabina”. Mentiro agregó: “Al llegar he visto a un hombre bastante alto, pero, como iba en traje de baño y se dirigía a la playa, no me he fijado en él.” ¿Cómo podríamos saber si Mentiro Sillo miente o dice la verdad?

289. Las joyas de Mentiro Sillo

Mentiro Sillo fue contratado como vigilante de playa, pero su afición al juego le ha llevado a contraer una deuda muy considerable. Cierto día, los gorilas del “Casi No Tebeo” le dieron prisa para que pagase. Mentiro les entregó algunas de sus joyas. Cuando llegó el detective Guardarropa, Sillo explicó que había puesto las joyas en la mesita de noche y que, a la mañana siguiente habían desaparecido y añadió: “Siempre las llevó puestas”. “Por suerte”, concluyó, “tengo un buen seguro”. “La suerte será que no le acusen de fraude”, le respondió Guardarropa. ¿En qué se basó el detective para hacerle esa advertencia?

286. La partida de póquer

La tensió en la partida de póquer que jugaban Staff Ador, Mentiro Sillo, Ridí Culo y Rudy Mentario aumentaba por momentos. De pronto Staff Ador se abalanzó sobre Ridí Culo y comenzó a golpearle. Mentiro Sillo se levantó y consiguió apartar a Staff de su víctima. Sobre la mesa había cinco manos y cada una de ellas tenía tres cartas a la vista. Una de las manos tenía un rey, una reina y un as. En la siguiente había dos ases y un rey y, en la tercera, tres sotas. La cuarta mano tenía dos reinas y otro as y el jugador que tenía la última había cogido dos reyes y un as. Ridí había repartido el último y Staff le acusaba de hace trampas. ¿Por qué?

283. El desayuno de los ladrones

Una calurosa tarde de verano, Staff Ador y Mentiro Sillo robaron la recaudación del Banco de Reponítica. Como sabían que la policía les pisaba los talones, decidieron repartirse el botín y tirar cada uno por su lado. Staff se dirigió hacia las montañas del oeste mientras que Mentiro se fue a la costa este. A la mañana siguiente, ambos decidieron desayunar lo mismo: hirvieron agua y tomaron huevos duros. ¿Cuál de los dos tuvo antes preparado su desayuno?

260. El ojo amoratado

Una noche de verano, Rita Rica, el detective Guardarropa, el famoso ladrón Staff Ador y la exhuberante Andresita Piñata estaban en la entrada de un hotel en Reponítica. De repente todo quedó a oscuras. Al cabo de unos segundos, se oyó el ruido de un beso y el de una bofetada. Cuando volvió la luz, la señora Rita sonrió pensando que Piñata había dado un tortazo a Staff, pues tenía un ojo morado. Andresita pensaba que Ador se había confundido y había besado a Rita. Staff pensó que Guardarropa había besado a Andresita y que ésta le había dado accidentalmente a él. Sólo el detective sabía lo que había ocurrido en realidad. ¿Puedes deducirlo?

251. Coches usados

Mentiro Sillo es, además de otras muchas cosas, vendedor de coches usados. Vendió la mitad de sus coches y un más al primer cliente del día. Al segundo cliente le vendió la mitad de los que quedaban y otro coche más. Al tercer cliente le vendió también la mitad de los que quedaban más otro. E hizo lo mismo con el cuarto cliente. Mentiro se convirtió, así, en un satisfecho vendedor que había vendido todos sus coches. ¿Cuántos tenía antes de empezar esa impresionante jornada?

187. La casa de Sillo

“¡No quiero esta chabola ni regalada!”, decía Staff Ador. “Pues se trata de una gana”, le contestó Mentiro Sillo, “con lo ahorrador y desconfiado que era su anterior propietario, seguro que en la casa hay más de un tesoro escondido”. “Ni hablar, venga, vámonos”, le contestó Ador. “Antes de irnos, quiero que veas la escalera escondida que he descubrí hace un rato”, dijo Mentiro, mientras abría una trampilla. Y, al ver que algo brillaba en la oscuridad exclamó: “¡Mira, mira! !Una cubertería de plata! Me parece que voy a comprar la casa yo mismo”. Staff le respondió: “Ni hablar. Si me has ofrecido la compra, debes mantener tu palabra”. ¿Crees que Sillo está engañando a Ador? ¿O al revés? ¿Por qué?

181. La proeza de Mentiro Sillo

Mentiro Sillo, mundialmente conocido, anunció a bombo y platillo que, sin ayuda de aparatos ni terceras personas, se disponía a andar sobre las aguas del lago del parque. El domingo siguiente, una multitud pudo ver cómo hacía exactamente lo que había dicho. ¿Cómo lo consiguió?

Yo creo que es uno de los acertijos más fáciles que os he puesto. Pero bueno, ya os caerán algunos más difíciles 😉

¡Suerte!

179. Asesinato en la sauna

Los cuatro amigos se encontraban cada día en la sauna. Mentiro Sillo y Staff Ador leían el periódico, Agri Cultor llevaba un termo con algo para beber y Rudy Mentario explicaba lo que haría con el millón de euros que estaba a punto de ganar. Un día, al salir de la sauna, se dieron cuenta de que Rudy se había quedado dentro. Cuando fueron a buscarle, le encontraron muerto de una puñalada en el corazón. El detective Guardarropa buscó pistas e interrogó a los testigos pero no obtuvo ningún resultado. Ni siquiera la autopsia reveló cuál había podido ser el arma homicida. ¿Sabes quién lo hizo? ¿Y cómo?

155. Las batallas del capitán

El viejo capitán y algunos de sus compañeros estaban contando antiguas historias de guerra. Mentiro Sillo explicaba como su abuelo, al mando de un batallón, lucho contra el enemigo durante una batalla en Francia en 1915. Después de brillantes maniobras y valerosos combates, ganaron una importante posición estratégica. Al poco de terminar la guerra, el mando le regaló un sable con la inscripción: “Al Capitán Sillo por su valor y dotes de mando durante la Primera Guerra Mundial”. El más anciano de los asistentes replicó: “Supongo que no pretenderás que nadie se crea esta historia, ¿verdad, Mentiro?”. ¿Qué hay de incorrecto en la historia?